Únete a mis redes


La derrota del paludismo en Venezuela

De

Artículo principal: Morón, Auge y Caída del Paludismo en Venezuela

Fuente de este artículo

Mal.jpg

Este artículo es uno de los capítulos del libro Morón, Auge y Caída del Paludismo en Venezuela, escrito por el Prof. Alexis Coello, cronista de Juan José Mora.

Recuerda visitar su blog Alexiscoello.com.ve.

Allí encontrarás semanalmente sus más recientes escritos. También puedes escribirle a alexiscoello06@gmail.com.

El paludismo dejó de ser el azote de la población venezolana. Las generaciones de los últimos treinta años dan escasa importancia al hecho mismo de la erradicación en el país de esta enfermedad, quizás por supina ignorancia o por la poca información disponible en los textos oficiales para la enseñanza de la historia de Venezuela donde se le da prioridad a la exaltación de batallas militares y sus protagonistas, subestimando a veces las acciones civiles no valorando sus repercusiones en la vida nacional que han llegado a modificar estructuralmente la población del país. ¿Cuáles resultados se obtuvieron con la erradicación de la malaria? ¿Cómo influyeron estos resultados en la sociedad venezolana? El resultado más evidente fue el crecimiento demográfico como consecuencia del descenso de la mortalidad y el crecimiento de la natalidad:

Tras la observancia del cuadro Nº. 1 se puede deducir que la mortalidad general se redujo después de 1945 – ya se había aplicado el DDT – aunque no en las proporciones que se hizo en la década de los sesenta, desafortunadamente no contiene el cuadro la cantidad correspondiente al año de 1965. Las tasas descendieron del 16,5 en 1935 a 9,6 en 1955. hay que establecer que no todo el crédito en el descenso de la mortalidad se le debe dar a la erradicación del paludismo, pero es indudable que tuvo una alta incidencia, tal como se aprecia en la mortalidad por malaria, que cuando baja a diez y ocho defunciones en el año de 1955, a una tasa de 0,5, baja también la mortalidad general de 15,4 a 9,6, según el mismo cuadro.

Los beneficios de la acción antimalárica en el crecimiento demográfico lo confirman dos técnicos sanitaristas:

No  es  aventurado   afirmar  que  la revolución del crecimiento de
la población  venezolana, se debe en buena parte a  los beneficios
producidos   por   el  uso  del  DDT  con  fines  sanitarios.  Esto   se 
confirma   si   recordamos   que   la   población   de   Venezuela  se 
encontraba estabilizada en un rango entre  1,5 y  3,5  millones  de
habitantes, durante el período 1873 y 1941 y es  a  partir  del  año
1945,  con  el  inicio  del  uso  del   DDT,  cuando   se   produce   un
extraordinario    crecimiento    poblacional,    el    cual    se   coloca
actualmente   en  alrededor  de  20 millones  de  habitantes  y una 
expectativa de vida que pasa de 42 años, en la década  de   los  30
a  74  para  la  presente, lo que produjo  un  envejecimiento  de  la 
población  (Guerrero y Borges, 1955, 17).

Ante el retroceso de la mortalidad se prolongó el tiempo de vida de los venezolanos, millones de ellos llegaron a tener mayor edad y hasta envejecer; este beneficio es poco comentado pero de gran importancia. Los venezolanos pudieron acercarse a la longevidad que disfrutan otros países de América. En “Una Política Sanitaria”, el doctor Gabaldón se refiere a la expectativas de vida así:

Para  1941  y  1942  la  esperanza de  vida  al nacer  en  Venezuela   
Era  de  47  años,  esa  esperanza  subió  para   1950  a  58,8  años
y  para  1955  alcanzó  a  59,7 años. Esto quiere decir que hubo un
aumento  de  10,5 años  entre 1941  y  1950, y entre 1950  y 1955 
el  aumento  fue  de  2,2  años.  Ahora  bien,  el aumento que hubo
entre    1941    y    1950    se   produjo    fundamentalmente   en  el 
quinquenio 1946 – 1950 (1965, 78)).

Se produjo el mayor incremento de la esperanza de vida durante 1946 – 1950 porque se intensificó en esos años el uso del DDT en la campaña antimalárica, y de no haber sido así, la situación tendía a empeorar porque las esperanzas de vida de los venezolanos más bien venían descendiendo antes de 1945.

La revolución demográfica de Venezuela trajo algunos efectos colaterales que actúan como trabas para el progreso y la integración. El Estado venezolano, no tuvo mayor efectividad en la aplicación de sus políticas sociales y económicas dirigidas a captar y controlar el brusco crecimiento demográfico en función de la satisfacción de sus necesidades alimentarias, de educación y en definitiva de su integración plena a la sociedad venezolana; al aumentar el número de habitantes aumenta también la cantidad de necesidades por satisfacer, que de no tener una respuesta acertada implicaba graves problemas de marginalidad y de asistencia social.

Este Artículo es Propiedad intelectual de Alexis Coello


Recuerda visitar Alexiscoello.com.ve

Allí encontrarás todas las columnas del Prof. Alexis Coello e información adicional.