Únete a mis redes


El Cultor

De

Douglas Donaire
Por Douglas Donaire
douglasdonaire@yahoo.com

Quien le rinde culto a la armonía existente entre la belleza y el conocimiento habrá de llamársele cultor, pero mas allá de esto quien sea capaz de desarrollar su vida entorno al que hacer cultural, quien hace carne y sangre esta labor como algo indispensable para vivir en sociedad indubitablemente esta muy cerca de la ética que por cierto no es propiedad exclusiva de nadie, no se compra, no se vende, ni se consiguen en las cajas de cereales cual premio sorpresa. Un cultor no lo forma una universidad y mucho menos un laboratorio lo forma un pueblo con sus vivencias y sus valores. Hace algún tiempo se le pregunto a un grupo de estudiantes de educación sobre lo que debía saber un cultor, unos decían ¡debe saber pintar! Otro dijo; ¡debe saber escultura! ¡Debe saber de música! etc.

Resulta una broma de mal gusto tratar de definir el perfil de un cultor en relación a lo que debe saber y no de lo que debe sentir muchos han sido las definiciones que diversos autores y personas de renombre le han dado al cultor confundiéndolo con el artista siendo este ultimo una persona que cultiva una o mas de las conocidas bellas artes y el cultor integra equilibradamente los cuatro pilares de la cultura el arte, la filosofía, la ciencia y religión así pues el artista es quien domina el arte, el filosofo la filosofía, el científico la ciencia y el religioso la religión con esto queremos decir que aquel que integran los conocidos pilares del conocimiento ya que de ello se desprende todo el saber humano tiene en sus manos una cultura integral completa, cuando hacemos referencias a los cuatros pilares del saber humano es precisamente con el propósito reflexionar acerca de la importancia de cada una pero hay que destacar la potencia que significan estas al integrarlas , si imaginamos una mesa de cuatro patas y cada pata le asignamos un nombre de estas ramas del conocimiento y luego imaginariamente le quitamos una ¿qué pasaría? Se caería o al menos queda falsa ¿no lo cree usted así, estimado lector? ¿Cuanto más si le quitamos dos? Etc.

Con este ejemplo queremos comparar la cultura, el arte al igual que las otras es parte de la cultura mas en su unidad no es la cultura , así como el oxigeno es parte del fuego pero que si lo separamos de el combustible y el calor no le podemos llamar fuego sino oxigeno y es este el gran laberinto, la razón por la que los grandes autores e intelectuales no logran ponerse de acuerdo en una simple definición porque pretenden asignarle un concepto de cultura al arte o a la filosofía, la religión o a la ciencia en una manera aislada. Así pues que el cultor entiende todo esto y así lo internaliza y por eso es cultor, el cultor difunde y promueve una cultura en todo el sentido de la palabra ¿Ve usted la diferencia estimado lector entre el cultor y el artista? No es de nuestro interés subestimar las capacidades naturales del artista, que sin duda expresa no solo la sensibilidad si no además el equilibrio del centro motor con la emoción y el intelecto en un objetivo común al que en su etapa final le llamamos “la obra de arte” que sirve de instrumento para ejercitar la observación, tampoco al filosofo que conecta el mundo interior con el exterior a través de la reflexión y comprensión cultivando la capacidad de asombro que tal parece perdida por el ultramoderno hombre, de esta manera crea en si mismo un apasionado amor por la sabiduría, su herramienta principal es la auto-observación. Que diremos del metódico científico cuya herramienta ha de ser la objetividad investigativa que le proporciona la comprobación directa a través de los diferentes procesos razonativo del hombre para palpar en formas precisas las realidades de la vida y finalmente el religioso que ejercita los sentimientos humanos con la inspiración que no abandonara la esperanza de unir al hombre con una fuerza superior al que algunos le llamamos dios y llegar así a la gran emancipación al que las iglesias denominan como la tierra prometida. De esta manera el cultor visualiza una cultura integra para un hombre integro con pleno ejercicio de su conciencia, un hombre mas humano y definitivamente socialista, considerando que de nada sirven los valores del hombre si no están al servicio del prójimo.

Tiene el cultor como tarea hacer de cada hombre y cada mujer un foco de luz que habrá de iluminar los senderos hacia la suprema felicidad de los pueblos, es claro que esto requiere de muchos esfuerzos para sacrificar las disposiciones egoísta que llevamos dentro y la primera batalla que tiene que librar el cultor es con su propio yo, esta es la razón por lo que es difícil comprender al cultor se requiere ser cultor para comprender al cultor.